Inicio -> Servicios

Puerta de los Mártires

Volver Imprimir Compartir

Puerta de los Mártires

Aquí se alzó la puerta de Guadalajara, una de las puertas más importantes del recinto amurallado medieval, que fue ampliado por el Este en la segunda mitad del siglo XIV. Llamada así porque a través de ella se accedía al camino de Guadalajara, estaba enmarcada en un gran torreón defensivo de sillares de piedra y ladrillo con matacanes y almenas. La tradición mandaba que, la primera vez que los arzobispos de Toledo y los señores de Alcalá visitaban la ciudad, debían hacer su entrada por esta puerta. En 1568 comenzó a denominarse de Mártires, ya que por ella entraron las reliquias de los Santos Justo y Pastor, patronos de Alcalá.

Como tantas otras, la puerta fue demolida a mediados del siglo XIX con el fin de ampliar el acceso a la ciudad desde la carretera o camino de Aragón. En los años 50 el lugar comenzó a conocerse popularmente como Cuatro Caños, nombre que tomó de una fuente allí trasladada y de la que se puede ver una réplica en la actualidad. A través de la calle de Libreros se accedía directamente al centro urbano, la plaza del Mercado o de Cervantes.

A partir del siglo XVI comenzaron a erigirse en la calle Libreros numerosos colegios universitarios, que fueron los encargados de prestarle la fisonomía que aún hoy conserva. Recibió su nombre de las imprentas y de los establecimientos de venta de libros en ella radicados. En uno de esos talleres se imprimió, en 1585, la primera edición de 'La Galatea' de Miguel de Cervantes.

Edificios de interés en la zona

  • Colegio de Santa Catalina Mártir o de Los Verdes.

Fundación particular de doña Catalina de Mendoza y Cisneros en 1586. Recibió su nombre por el llamativo color del manto de sus colegiales. Conserva la capilla original del siglo XVII con cúpula barroca, chapitel y linterna, así como la portada, reinstalada en el interior del patio.

  • Colegio Máximo de la Compañía de Jesús.

Así denominado por ser el colegio jesuita más importante en la provincia de Toledo. Fue fundado en 1546 por Francisco de Villanueva, con el patrocinio de doña Leonor de Mascareñas y de las infantas María y Juana de Austria. La fachada, obra del arquitecto real Melchor de Bueras, fue construida en el último tercio del siglo XVII. Conserva en el interior una magnífica escalera de tipo imperial, trazada por Ventura Rodríguez en el siglo XVIII. Desde 1992 es sede de la Facultad de Derecho.

Fachada Colegio Máximo

  • Iglesia del Colegio Máximo, hoy Parroquia de Santa María.

Erigida bajo el patronazgo de doña Catalina de Mendoza y Mendoza a partir de 1602, destaca su imponente fachada de granito, con cuatro esculturas realizadas por el portugués Pereira en 1624; en el interior, la gran cúpula del crucero y el retablo, obra del hermano Francisco Bautista. Desde ella se accede a la capilla de las Santas Formas, que presentan en la bóveda pinturas realizadas por José Vicente Ribera en 1699.

  • Colegio de San Felipe y Santiago, o del Rey.

Colegio de patronazgo real fundado por Felipe II en 1550, cuando aún era príncipe. Fue creado para los familiares de los criados del monarca, que recibían estudios de teología, cánones y leyes. La clasicista fachada, enmarcada por dos torreones, se atribuye a Juan Gómez de Mora, que la realizó durante el reinado de Felipe III. En la actualidad es la sede del Instituto Cervantes.